anna kommunikation international – wordpress

internationale, soziale Proteste

Archivos en la Categoría: Empörte

Videos über soziale Angelegenheiten


http://www.youtube.com/playlist?list=PL0DFAFE594A00BEBC&feature=edit_ok

u.a.:

http://www.youtube.com/user/AnnaArderiu13?feature=mhee#p/p

Anuncios

[20.08.2011] Şam| Esad’ın çeteleri başkentte Ruheybe semtinde bir taziye’ye saldırıyor.


[20.08.2011] Şam| Esad’ın çeteleri başkentte Ruheybe semtinde bir taziye’ye saldırıyor.

www.SuriyeDevrimi.com

www.facebook.com/SuriyeDevrimi

www.twitter.com/SuriyeDevrimi

aCAMParty auf dem Alexanderplatz EchteDemokratieJetzt! Berlin – live

movimiento 20 de febrero

internationale, soziale Proteste

french revolution – révolution française – revolución francesa – französische Revolution

Los indignados salen de Tel Aviv y ganan la periferia de Israel


Los indignados salen de Tel Aviv y ganan la periferia de Israel

Decenas de miles de personas se manifiestan por la justicia social.- Es la primera vez que el movimiento de los indignados sale de las grandes ciudades y que la minoría árabe participa en la protesta

http://www.elpais.com/articulo/internacional/indignados/salen/Tel/Aviv/ganan/periferia/Israel/elpepuint/20110813elpepuint_9/Tes

Iglesia, Comunidad y PP critican la marcha laica que pasa por Sol

La Objetividad No Existe


La Objetividad No Existe

“Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros” (G. Marx)

1.

jueves 26 de mayo de 2011

Piedras contra el propio tejado (Por Carlos García)

http://www.laobjetividadnoexiste.com/2011/05/piedras-contra-el-propio-tejado-por.html

Lo primero que se debe destacar, por encima de todo, es que si el movimiento creado a raíz del 15-M consigue que se debata y discuta de política en la calle, entonces es un buen movimiento. Y sí, escúchenlo bien, es un movimiento profundo, con base, con buen fundamento filosófico, útil y necesario para concienciar y para transmitir a todos los ciudadanos, también a los políticos, la indignación social. De modo que el movimiento, tenido en cuenta a partir de sus ideales y principios, no es reprochable. La pregunta es ¿se puede criticar el movimiento bajo alguna circunstancia? y más importante aún ¿en qué sí y en qué no? Es en este punto donde los votantes de izquierda divergen fundamentalmente. Yo opino que se debe dar el paso correcto en el momento correcto, o dicho en términos bélicos, debemos utilizar estrategias que nos permitan rehacer nuestro ejército sin por ello suicidarnos en batalla.

Es probable que muchos votantes habituales del PSOE estén desilusionados con las medidas políticas que en los últimos tiempos se han adoptado desde el Gobierno, y es que a todos nos hubiera gustado que las decisiones adoptadas hubieren tenido un carácter menos neoliberalista. En esto probablemente no haya casi ningún votante de la izquierda en desacuerdo. Sin embargo, no debemos olvidar varias cosas. En primer lugar, las decisiones tomadas no son acontextuales, es decir, el contexto en que se adoptan es importante y algunas veces incluso totalmente determinante. Así, la obligatoriedad en la toma de decisiones, en un contexto cuyas dinámicas no dependen de ti, en ocasiones es una realidad. Las cosas siempre se pueden hacer mejor, pero algunas veces la quiebra de tus ideales es necesaria por la defensa del bien común. El mundo es complejo y la dinámica de fuerzas que lo gobiernan implica tener que tomar decisiones lejos de lo que a uno le gustaría. Por tanto, la crítica a esa toma decisiones no se puede realizar desde una perspectiva acontextual, centrándonos solo en la línea ideología que un partido político representa. También es importante aclarar que si la crítica tiene una finalidad constructiva y se dirige al partido político que representa de forma más aproximada tus ideales, no es inteligente realizarla en el momento que más daño le va a hacer, máxime si tenemos en cuenta que las consecuencias de la misma es la llegada al poder de aquél que va a tomar aquellas decisiones con las que tú discrepas.

Ahora bien, quien lea esto y no comparta el punto de vista aquí expuesto estará pensando que la finalidad del Movimiento 15-M no es dañar al PSOE. Que es un movimiento político y apartidista que denuncia la falta de  atención de los políticos a las demandas del Pueblo, centrados únicamente en el poder y en los resultados electorales, bajo la máxima de “el fin justifica los medios”. Sin embargo, lejos del conformismo, se debe ser algo más realista y paciente, característica de la que carecen en ocasiones este tipo de movimientos. Aunque éste en concreto se mantiene ajeno a los resultados electorales del pasado domingo, es innegable su influencia sobre los mismos. Y cuidado, no se está defendiendo aquí que los principales culpables de los resultados electorales de estas elecciones autonómicas y municipales, pero vistas e interpretadas como estatales, hayan sido los denominados indignados. Ni tan siquiera se está defendiendo que su influencia haya sido determinante, porque no lo ha sido. Pero sí ha sido dañina para el PSOE. En este sentido, el principal responsable de esta situación es el propio partido socialista, y la refundación, en términos de acuerdo acerca del rumbo al que dirigirse, es absolutamente necesaria antes de plantear unas Elecciones Primarias. Pero no niega eso la posible influencia que el Movimiento Indignado haya podido ocasionar en los resultados electorales. Éstos se podían prever en términos de una victoria de los populares generalizada, pero según el principio del “efecto de recencia”, que dice que aquéllo que sucede lo último tiene una influencia mayor sobre el resultado, se puede interpretar que los indignados sí han tenido algo que ver en la victoria del PP en Castilla-la Mancha tras treinta años de Gobierno socialista, en Canarias, en Extremadura, así como en las victorias nacionalistas en Cataluña y Pais Vasco, y en la pérdida del poder político de IU en Córdoba, además de en el descenso de votos generalizado al PSOE como Partido y en el aumento del voto nulo y en blanco. De modo que si antes la geografía política estaba relativamente repartida, ahora se convierte en un mapa prácticamente azul, que posiblemente se convertirá en un azul aún más oscuro tras las próximas Elecciones Generales.

De este modo, por poca que haya sido la influencia de los indignados sobre los resultados obtenidos, es necesario plantearnos si no hubiera sido mejor alzar la voz en otro momento, pues guste o no guste, casi la totalidad de quienes se manifiestan son votantes de izquierdas, y el sistema como tal no se va a ver modificado, manteniendo su estructura actual. Si lo que se busca, por tanto, es un cambio en la forma de gobernar, que lleve a un menor distanciamiento del Pueblo con el Gobierno, que se piense en la totalidad y no en unos pocos, que se favorezca lo público frente a lo privado, lo social frente a lo económico y que se abogue por una intervención estatal que controle el libre mercado, no es al Gobierno al que le hemos echado una mano, sino mas bien a aquéllos que buscan lo opuesto a estos principios. Por eso, las cosas hechas a su debido tiempo, tratando de afectar lo menos posibles a aquellos partidos políticos que más nos representan, es la medida más inteligente y realista, que no conformista, y que permite compaginar nuestra indignación con un menor daño contra nuestra propia vida cotidiana.

En cualquier caso, la llegada al poder del PP de esta forma triunfante no es trivial por mucho que estemos indignados, y maximizar las consecuencias negativas de aquél con el que compartes algo no es un juego. Cualquier Movimiento, por pequeña que sea su influencia, que aporte ventaja a la derecha que defiende el copago sanitario y la libre elección de los alumnos por parte de las escuelas, debe ser repensado en su forma de actuación. Ésto no debe ir dirigido a no beneficiar a nadie, sino a beneficiar a aquéllos con los que compartimos algo e intentar abrir vías de comunicación mutuas. Aún siendo consciente de que la vía comunicacional entre el Pueblo y el Gobierno es el voto individual de cada ciudadano, lo cierto es que es más fácil generar procesos que fomenten la toma de conciencia, sin necesidad de llegar a ocasionar una debacle como la del pasado domingo.

Por otro lado, este movimiento ha dejado entrever dos cosas claras. Una es que parece el momento de rehacer esa Ley Electoral que genera un desigual reparto de escaños, que en su momento tenía su sentido, pero que en nuestro tiempo solo resulta conflictiva. La otra es que la izquierda socialista requiere una refundación y por lo pronto requiere tomar un rumbo al que dirigirse. Son los constantes bandazos de este PSOE en sus decisiones los que han generado, en gran parte, su hecatombe electoral. Está inmerso en una crisis política de calado y es más que probable que el enderezamiento de su rumbo sea largo. Es quizás la búsqueda de la identidad, una vez que la has perdido casi sin darte cuenta, la más difícil de las tareas. Sin embargo, tengo por seguro que la refundación de este PSOE, de la izquierda española, junto a IU, tomará caminos que nada tendrán que ver con las izquierdas más extremas, sino más centristas.

En el mundo en que vivimos ha quedado demostrado que el ser humano se corrompe con el poder, y a pesar de movimientos como el del 15-M, donde la gente se ha solidarizado hasta limites insospechados, es difícil de creer en una izquierda lejos de los valores económicos liberales. Hoy en día ningún partido se libra de esto y quien diga lo contrario estará posicionándose en la doble moral tan característica de nuestros tiempos. Es más que probable que la nueva izquierda mantenga su identidad socialista en lo referente a temas sociales,  fundamentalmente en lo referido a la educación y a la sanidad. Sin embargo, se ha visto a lo largo de la Historia que los extremos no son buenos compañeros del hombre y, por tanto, una economía liberal con un alto y fuerte control por parte del Estado es quizás el camino a seguir. La crisis que al parecer se ha generado desde este Sistema no responde ciertamente a su normal utilización, sino a un abusivo uso de él y a la tremenda avaricia de unos pocos que no han sido controlados, y también, aunque lamento decirlo, en menor medida, al despilfarro de la gente que ha querido vivir por encima de sus posibilidades.

La salvación de las Bancas privadas por parte de los Estados no solo han salvado a esos Bancos, sino también a la economía de los Pueblos. Lo que hay que aprender es cómo no llegar a ese punto, que es justamente en lo que ahora trabaja la política mundial. Por tanto, la competitividad debe existir. Solo tenemos que aprender a controlarla lo mejor posible, y por ello, lo más probable es que la izquierda actual tenga que soportar su nueva identidad, fundamentalmente en lo que se refiere a unas medidas sociales fuertes y potentes, y a unas medidas económicas que favorezcan la competitividad, sin permitir que alguien no tenga absolutamente nada. En el equilibro, como casi siempre, se encuentra la opción mas sensata y que permite mayor flexibilidad.

Un artículo de Carlos García en respuesta a ¿Indignados con los indignados?

2.

jueves 4 de agosto de 2011

La Puerta de la Dignidad

http://www.laobjetividadnoexiste.com/2011/08/la-puerta-de-la-dignidad.html

La Puerta del Sol es, ahora más que nunca, el símbolo más representativo del Movimiento 15M. Lo vio nacer y lo arropó en su cuna durante su primer mes de vida. Ahora, con el Movimiento más sólido, maduro y descentralizado que nunca, Sol ha quedado como el corazón que dio vida a las protestas ciudadanas del 15 de mayo, que no buscan otra cosa más que alcanzar una dignidad democrática de la que tal vez nunca hayamos gozado, pero a la que, con los tiempos de crisis política y financiera que estamos viviendo, no debemos renunciar.
Del poder simbólico de la Plaza no somos solo conscientes los indignados, también lo es el Gobierno, que en un ejercicio desesperado de frustración hacia lo que representamos, ha optado por tomar la medida más drástica y desafortunada de todas, intentar ahogar nuestro corazón, robándonos la Puerta del Sol a todos los madrileños y colapsando y bloqueando todos las arterias que lo alimentaban de dignidad. Las calles de Preciados, Carmen, Montera, Alcalá, Carrera de San Jerónimo, Espoz y Mina, Carretas, Correo, Mayor y Arenal son intransitables, porque cientos de robocops impiden la entrada a cualquier ciudadano, por miedo a que eleve su voz de denuncia.
La Puerta del Sol, testigo del civismo ciudadano desde el mes de Mayo y una de las plazas más vivas de Madrid, pertenece ahora a la Policía y es objeto de un secuestro sin precedentes en nuestra democracia. Nunca antes Sol había mostrado una cara tan triste, ocupada solo por la presencia de furgonetas antidisturbios y cientos de policías. Sin el bullicio habitual ciudadano, ha perdido su rostro, la han convertido en una plaza muerta, dominada por el asfalto, el cemento y los fríos colores de los uniformes policiales. Quizás, las únicas señales de vida y de calor humano que consiguen penetrar en la Puerta del Sol estos días, procedan, paradójicamente, de sus bloqueados accesos. Son las voces de los miles de ciudadanos que se cuelan, sin permiso, entre las barricadas policiales instaladas en cada una de las calles que confluyen en la plaza, reclamando recuperar un lugar que siempre ha sido compartido por todos.
En cualquier caso, no sé si de forma consciente o inconsciente, el intento por parte del Gobierno de acabar con este símbolo ha terminado por dotarle de una fuerza simbólica aún mayor. La Puerta del Sol volverá a ser de los ciudadanos tarde o temprano, si no es hoy, será mañana, y su reconquista será celebrada por miles en la Plaza, que, haciendo honor a su fama, recuperará rápidamente su esencia, la presencia de miles de personas.
3.

miércoles 25 de mayo de 2011

¿Indignados con los indignados?

http://www.laobjetividadnoexiste.com/2011/05/indignados-con-los-indignados.html

Parece ser que a propósito de la hecatombe electoral del PSOE en las pasadas Elecciones Municipales y Locales del 22 de Mayo se está distinguiendo la opinión de un sector del Partido Socialista, defendida por algunos afiliados y votantes fieles y conformistas, de que la culpa de los desastrosos resultados es de aquéllos que han participado en el Movimiento 15-M. Alguno me ha dicho que lo que hemos conseguido los indignados ha sido pasar de un sistema bipartidista a un sistema monopartidista de color azul y que gracias a nosotros se ha desmovilizado aún más la izquierda, facilitando la tarea, ya de por sí fácil, al PP, para que ganara los Comicios.
Creo que ese análisis, además de injusto con los indignados, porque les culpabiliza por vez segunda de una crisis que ya están pagando, es pueril y corto de miras dada la situación actual de crisis en la que se encuentra el PSOE, un partido históricamente de izquierdas. En este sentido, son muchos los datos que deben preocupar a los socialistas. El primero y más evidente es el referido al enorme castigo que han recibido en las urnas por parte de sus habituales votantes, pues respecto de los comicios de 2007 han perdido 1.484.778 votos. Sin embargo, no creo que sea acertado atribuir estos resultados al Movimiento 15-M, no sólo porque quién hace ese análisis no ha entendido ni la finalidad del Movimiento ni cuál es la masa social e ideológica que lo conforma, sino porque estos resultados habían sido previstos con anterioridad al 15 de mayo por numerosas encuestas preelectorales. Por tanto, el malestar era generalizado antes de las protestas, pero no se hizo tan visible hasta entonces. De hecho, salvo por los resultados cosechados por BILDU en el País Vasco y Navarra podríamos resumir los Comicios aplicando el mismo título que usó Gabriel García Márquez para distinguir su famosa novela: “Crónica de una muerte anunciada”.
Otro elemento a tener en cuenta es el hecho de que la mayoría de los ciudadanos han juzgado la actuación del Gobierno Central, no la gestión de las políticas autonómicas y locales, por ello la lectura de los Comicios debe hacerse principalmente desde Ferraz y en clave estatal. Insisto en que el malestar de los exvotantes socialistas radica en las políticas que se han llevado a cabo desde el PSOE, y no, como parecen apuntar algunos, en que no hayan sabido explicarlas correctamente. Con lo que no contaban en el Partido Socialista era con el fenómeno de las redes sociales como medios de información, es decir,  la gente se ha estado  informando por vías distintas a las tradicionales y por ende lejos de los intereses e influencias de las redes de desinformación de los grandes medios. Los ciudadanos ahora leen, debaten y se informan los unos a los otros a través de  Facebook, Twitter y Tuenti, y ahí los grandes medios de información no están invitados. Por eso, muchos se preguntan ahora cómo han podido defenderse unas medidas económicas y unos recortes tan antisociales desde el PSOE. Los votantes, con un ojo puesto en Islandia y otro en España, se han sentido traicionados y por ello han castigado sin piedad al PSOE en las urnas. Sin embargo, teniendo en cuenta que el PSOE ha sido la referencia de gran parte de la izquierda española en democracia, lo que más me preocupa es el hecho de que no se abra un ejercicio profundo de reflexión ideológica, de qué espectro ideológico se quiere ocupar, porque obviar este paso puede ser demoledor para el Partido Socialista de cara a las Elecciones Generales del año que viene.
El PSOE sabe perfectamente que hacerse con el voto de izquierdas siempre ha tenido más mérito, porque es más difícil de alcanzar, incluso para ellos, beneficiarios del mal llamado voto útil, fomentado por nuestra Ley Electoral, que por cierto, no parecen dispuestos a modificar y que es una de las principales causas de indignación entre los participantes del Movimiento 15-M. El votante de izquierdas es más crítico porque la mayoría de nosotros nos imponemos esa exigencia como un deber democrático, porque si no castigamos a nuestros gobernantes cuando hacen mal las cosas, ¿para qué convocar unas elecciones? El PP ha ganado, entre otras cosas, porque la derecha siempre vota en bloque, de manera acrítica, les guste o no el candidato, sean o no corruptos, propongan lo que propongan e incluso sin proponer nada. Esa es una de las principales diferencias entre la izquierda y la derecha, y francamente, ello debe ser un motivo de orgullo para nosotros, aunque de vez en cuando nos tengamos que tragar algún sapo (o gaviota) que otro, en forma de Gobierno.
Pero sin duda, lo que sí es preocupante y no parecen ser capaces de ver ni el PSOE, ni mucho menos el PP, que lejos de estar preocupado, se encuentra tranquilo, con la falsa creencia de que los indignados le vamos a hacer la campaña electoral, es la necesidad de hacer una lectura más allá de las consecuencias puramente electorales del 15-M. Y es que junto a esta crisis económica, ya denunciada en numerosas ocasiones, existe una crisis política de igual o mayor envergadura, que está causando una enorme deslegitimación de las instituciones democráticas y que se ha manifestado en la triplicación de la cantidad de votos en blanco y nulos. De hecho, si juntáramos ambas modalidades de voto, nos encontraríamos con que serían la cuarta fuerza política más votada con 973.518 votos, detrás de IU y por delante de CiU ¡Esto sí es preocupante y sí debe ser objeto de reflexión en el seno de los grandes partidos! Aunque por lo que he leído en la prensa, de momento no hay motivos para ser optimistas. Parecen estar ciegos y lo que es peor, pretenden cegar también a los ciudadanos que les votaron, de ahí que algunos de ellos culpen a los indignados del batacazo del PSOE.

A ellos me dirijo especialmente, y les invito a que acudan a los datos para cerciorarse de que en las pasadas elecciones se han presentado más de cien candidatos imputados por delitos de corrupción, incluso algunos como cabeza de lista, de que el Gobierno ha rescatado a los Bancos pero no ha sido capaz de rescatar a las personas, de que la Deuda española es objeto de especulación por los grandes inversores mundiales y agencias de calificación, de que mediante una indigna negociación colectiva se ha aumentado la edad de jubilación y se ha abaratado el despido, de que se han congelado las pensiones y se han rebajado los salarios de los funcionarios, etc.

Como acertadamente afirman Juan Torres López y Carlos Martínez en su artículo “15-M: Hartos de estafas y de impunidad” los gobernantes “han estado haciendo oídos sordos a todo esto. […]. Y ahora que la gente reacciona y sale a la calle harta […], quieren ser ellos los grandes intérpretes de lo que está pasando. Pero se van a equivocar de nuevo”. Por ello, desde mi indignación, exijo a los actuales gobernantes que interpreten menos y que escuchen más, que el mensaje emitido por los indignados es claro y contundente, y que en sus análisis vayan más allá de los propios intereses electoralistas, porque eso es precisamente lo que denunciamos, su narcisismo.

Para finalizar quería dar un grito de ánimo a aquéllos que como yo y tantos otros también están indignados con el Sistema actual, remitiéndome al artículo de Almudena Grandes publicado por El Pais, escrito desde el corazón y titulado “El principio de todo”: “Elijo la esperanza, porque la virtud del revolucionario es la paciencia. No lo olvides, Madrid, y no vuelvas a dormir, porque estás mucho más guapa despierta”.

4.

domingo 7 de agosto de 2011

El valor de la “noviolencia”

http://www.laobjetividadnoexiste.com/2011/08/cuando-destrozar-sin-destrozar-es-la.html

La fotografía adjunta es tierna, esperanzadora y reveladora de la eficacia de una lucha que ha abrazado la noviolencia como bandera y principio fundamental.  Me atrevería a decir que el rostro del policía expresa una cierta empatía frente al joven que, algo más acongojado que él por la abrumadora presencia de fotógrafos, cámaras y periodistas, con el brazo escayolado y portando una flor banca, le tiende la mano, como una muestra de generosidad y respeto al Movimiento 15-M y de humanidad frente a los miembros de la Policía.
El joven protagonista de la fotografía es un “indignado” víctima de las agresiones policiales que se produjeron el día anterior al de la toma de la instantánea, en el mismo lugar y por parte del mismo cuerpo policial al que ha extendido la mano sin rencores o reproches. Sin embargo, la fotografía resulta impactante, no porque en ella se muestren las cargas policiales de la noche anterior o a los manifestantes recriminando a la policía su actitud. Es impactante justamente por lo contrario, porque frente a los actos de violencia callejera a los que todos estamos acostumbrados y que “refuerzan las posiciones y los roles (policía represor/manifestante víctima)”, el apretón de manos que muestra la fotografía “desconcierta, incomoda e inquieta, interrumpe los automatismos, cuestiona los clichés, hace preguntas, cortocircuitan lo previsible…” (Apuntes sobre la noviolencia del 15M).
Entiendo que la imagen goza de un valor enorme para el Movimiento 15-M porque pone de relieve, una vez más, nuestra fuerza. En el texto surgido fruto de lo debatido en la Asamblea de la noviolencia celebrada el pasado 1 de agosto en Madrid, se expresa con total brillantez, como “La fuerza que unx tiene no se mide por el nivel de violencia que puede ejercer”, sino que la fuerza pasa, necesariamente, “por su capacidad para acoger la pluralidad, llevar la iniciativa y ser imprevisible” y todo ello es incompatible con la violencia. La experiencia nos dice que “la violencia se coloca siempre en el centro de lo que ocurre, como si fuera un torbellino que succiona y arrastra todo lo demás.” Además es excluyente, porque siempre es ejercida por “un tipo de gente muy determinada (hombre, joven, con papeles, etc.)” lo que haría perder al Movimiento gran parte de su apoyo social.
Por todo ello, se equivoca Radoyak en su artículo sobre “Violencia y No-violencia en el 15M“, cuando afirma que lo más sensato, en ocasiones, es “avanzar con escudos y cascos frente a un cordón policial que tiene secuestrada una plaza pública”, en referencia al secuestro de la Puerta del Sol perpetrado por el Gobierno hace unos días y al que me referí en un artículo anterior. Radoyak justifica la violencia bajo la premisa de que la misma “se ejerce ya de antemano, por principio, (por el Estado).” Sin embargo, aunque bien es cierta esa última afirmación, desde el prisma de la eficacia, no han sido pocas las reivindicaciones que no han calado entre la ciudadanía, no porque éstas no fueran justas o compartidas por la mayoría, sino porque el uso de la violencia a la hora de reivindicarlas públicamente dejó en evidencia la solidez de los propios planteamientos, debilitó el mensaje que se pretendía transmitir y excluyó a gran parte del apoyo ciudadano sobre el que debe sustentarse toda reivindicación para obtener una mínima legitimidad y por tanto, ser tenida en consideración. Lanzar piedras contra la policía, quemar contenedores, etc. ni es subversivo, ni es sinónimo de rebeldía, sino todo lo contrario, es previsible, se ajusta a los roles preestablecidos y además no es eficaz. Ni siquiera podemos considerar la violencia como un medio para conseguir un fin, porque siempre que se usa, nos hace olvidar el fin perseguido. En cualquiera caso, sería imprescindible hacer una lectura moral a la hora de plantearnos el uso de la violencia como herramienta para la defensa de ideales políticos, porque sería fácil convertirse en  totalitarios.
Finalizan los “Apuntes sobre la noviolencia del 15M” con la siguiente frase: “La noviolencia es lo que nos ha hecho y nos hace más fuertes y más radicales. Destrozar sin destrozar es la mejor destrucción.
y más

Palestinos preparan un levantamiento masivo contra las autoridades israelíes